¡Hola!

Pantallas.png

Boeing 787 de Aeroméxico sufre daños después de ingresar en una tormenta

Considerado como un posible incidente grave, un Boeing 787-8 Dreamliner matrícula N966AM de Aeroméxico sufrió el impacto de formaciones de hielo al momento de ingresar a una tormenta el pasado 21 de abril del 2022, lo que dio como resultado el daño de superficies y estructuras del equipo.


De acuerdo con información exclusiva de Transponder 1200 y fotos enviadas a la redacción de este medio por personal involucrado en el incidente, se observa que las estructuras dañadas fueron el radomo (donde se encuentra el radar meteorológico), bordes de ataque de semi ala izquierda y derecha (justo en la raíz y la luz de aterrizaje) así como otra estructura que podría ser parte de alguna de las alas.



Desde el incidente registrado el pasado 21 de abril cuando cumplía el vuelo AM179, entre los Aeropuertos Internacionales de Tijuana (TIJ) y Ciudad de México (MEX), el avión ha permanecido en tierra y fuera de operaciones (como un avión no aeronavegable) en la base de operaciones de la aerolínea, donde se le realizarán las reparaciones.


Hasta el momento se desconocen concretamente las causas de incidente, sin embargo, todo esto podría haberse tratado del ingreso a una zona de tormenta, poco después de que el avión iniciaría su descenso hacia el Aeropuerto de la Ciudad de México.


La zona donde los registros del telemetría de FlightRadar 24 captan una variación errática de velocidad (23:57 UTC) cerca del Aeropuerto Intercontinental de Querétaro (QRO), variación de velocidad que podría sugerir una zona de turbulencia por formación de nubes (CB), en el área. En ese momento, el avión se encontraba realizando patrones de espera.


Todos los aviones de Aeroméxico cuentan con radar “primario” de metrología, sin embargo, algunos pueden dejar de funcionar en vuelo y no otorgar a la tripulación de Pilotos una resolución correcta. Esta no sería la primera vez que alguno de los radares meteorológicos falle en un Boeing 787 de Aeroméxico, de acuerdo con Pilotos del equipo consultados por Transponder 1200.Para ello cuenta con un radar “secundario” con el cual se busca dar una resolución en caso de que el primario falle.


De acuerdo con los registros de Airfleets, el Boeing 787 involucrado matrícula N966AM, realizó su primer vuelo el 25 de febrero del 2014 y fue entregado a Grupo Aeroméxico a través de un contrato de arrendamiento dos meses después, donde a la fecha ha permanecido en operaciones. Está configurado con dos motores General Electric GEnx-1B.





FUENTE: Transponder 1200